La tasación de un inmueble con el fin de llegar a interpretar su magnitud económica dentro del mercado, requiere un sano equilibrio entre método y práctica.
La metodología es indispensable, pero la experiencia no puede excluirse del combo que debe reunir un buen tasador. Una no excluye a otra, por el contrario se complementan. Resulta indispensable para el tasador determinar adecuadamente cuestiones propias del inmueble como objeto. Su localización, los locales (ambientes en residencial) que la integran, como se relacionan estos locales entre sí (funcionamiento), calidad constructiva, el estado de su mantenimiento, como entra la luz, como entra el aire, hacia donde se vé, etc., etc. Es necesario también interpretar como ese objeto se relaciona con lo que lo rodea y esto implica analizar como interactúa con cuestiones geográficas, de clima, culturales, sociales y políticas midiendo si esa relación es favorable, deficiente o indiferente para el mercado. Hoy sabemos que el potencial demandante de una vivienda tiene especial cuidado en analizar los parámetros de seguridad existentes en la zona; por ejemplo de encuestas realizadas por Reporte Inmobiliario surge que este es hoy el principal atributo de una propiedad. Por otra parte, al tratarse de un mercado sumamente atomizado, no es posible encontrar su dinámica sino reconociendo sus peculiaridades, viéndolo actuar y como ese accionar se manifiesta en precios a partir de casos concretos más que de simulaciones teóricas. La información cobra así un papel excluyente en la tasación inmobiliaria de mercado, como materia prima para las metodologías a aplicar y fundamento del valor interpretado. Las fórmulas y metodologías operan como “medios”, no son un fín en si mismo. Son herramientas para la interpretación de una realidad, no la realidad. Deben ser conocidas, exploradas conceptualmente y en lo posible mejoradas pero no resuelven de manera acertada por su mera aplicación la incógnita del valor de mercado que se busca develar y menos aún cuando encubriéndose en su utilización se busca complicar la lectura dificultando el entendimiento del proceso y sus fundamentos. Del mismo modo, la formación del tasador resultará completa y útil a sus fines sólo si se pone a prueba conviviendo con casos concretos, con inmuebles reales y observando cómo interactúa la oferta y la demanda de carne y hueso. La valuación de un inmueble tiene siempre cierto grado de subjetividad, la única forma de minimizar esta subjetividad es manejando cada vez mayor cantidad de información; ya citaba hace muchos años en sus libros el Ing Mario Chandías “sin información no hay tasación”. Fuente: Clarín Inmuebles
La Secretaría de Comunicaciones de la Nación informó que reglamentó la portabilidad numérica para la telefonía móvil, lo cual permitirá a los usuarios ejercer el derecho de mantener su número cuando cambien de prestador . El anuncio lo hizo el pasado 18 de agosto en la Casa de Gobierno el secretario de Comunicaciones, Lisandro Salas, luego de reunirse con la presidenta Cristina Fernández. Según se encargó de aclarar, el plazo de implementación para que el sistema funcione “a pleno” será de 12 meses . Y los costos del equipamiento necesario y el funcionamiento del sistema están calculados en 40 millones de dólares, que serán absorbidos por las empresas licenciatarias de telefonía móvil, según precisó el funcionario.

Salas descartó que las empresas vayan a trasladar estos costos a las facturas de los usuarios. Destacó por otra parte que la portabilidad numérica “es un derecho” que ya se ha implementado “en el mundo”. Y puso como ejemplos a Brasil y México. En la Argentina cuatro compañías se reparten el negocio de la telefonía celular: Movistar, Personal, Claro y Nextel. Se estima que hay 36 millones de líneas en uso, y en total unos 50 millones de celulares. Con la norma dictada, el fallo comienza a tomar forma aunque los usuarios deberán esperar todavía un año para que las compañías de telefonía celular cumplan con las inversiones para implementar el nuevo sistema y que la portabilidad numérica se haga efectiva. Fuente: Clarín

Por Sergio Sinay
Señor Sinay: conocí el país cuando se sabía lo que está bien y lo que está mal; soy de 1938. Pienso que en los consorcios de propiedad horizontal (vivo en uno y soy miembro del Consejo de Administración) se refleja claramente por qué estamos como estamos como sociedad. Me interesaría mucho su reflexión sobre esto, sobre los motivos y la forma de cambiarlo (si es que existe). Me siento perdido en el desierto. Jose Luis Sanchez Jove.
Un viejo proverbio sostiene que cada casa es un mundo. Es cierto. Al no haber dos personas iguales, cualquier trama humana es única y, de algún modo, constituye un universo singular. Sin embargo, habría que agregar que cada hogar es un mundo en el mundo, no al margen de él. En cada hogar, ya que no es un punto desarraigado de la totalidad, ni en el tiempo ni en el espacio, se podrán encontrar reflejos del contexto en el cual ese hogar existe. Un consorcio de propiedad horizontal es, ni más ni menos, un conjunto de hogares.

Cada uno de ellos es único; juntos conforman una sociedad. En cada consorcio se podrá ver, entonces, cuál es el compromiso de sus habitantes con el bien y con los intereses comunes, cuál es la atención que cada quien presta a su vecino, con qué respeto se tratan los unos a los otros, cómo contribuyen (con presencia, con ideas, con trabajo) a crear un ámbito en el cual, en definitiva, todos vivan mejor, se vinculen mejor, tengan mejores condiciones para dedicarse a sus temas propios e intransferibles. Se podrá ver, en fin, el grado de empatía, de capacidad cooperativa y de responsabilidad que emana desde cada mundo particular hacia el mundo general, desde el mundo privado hacia el mundo colectivo.
Entiendo que a esto se refiere nuestro amigo José Luis al plantear su inquietud. Los valores de una sociedad, las metas que sus miembros comparten, los empeños que ponen para alcanzarlas, el tipo de vínculos que crean en esa tarea, la ética con que eligen convivir, se expresan en cada átomo de ella. Las sociedades solidarias, apegadas a valores humanistas antes que materialistas, comprometidas con generar una vida amable y nutricia para todos sus miembros, manifiestan estos valores en los mínimos hechos y espacios de convivencia cotidiana. Un consorcio, como un club, un lugar de trabajo, un aula, un vehículo de transporte, una excursión turística, cualquier ámbito en el que las personas se encuentren y convivan (por tiempos breves o prolongados) es, además de un fenómeno en sí mismo, una aproximación habitualmente fiel a la sociedad en que este fenómeno se da.
Una sociedad en la que el otro importa y no es un simple medio para usar o despreciar, en la que cada quien se hace cargo de su parte, no la deposita en otros y no busca culpables para las consecuencias de sus propias acciones, una sociedad en la que se cumple con los deberes al mismo tiempo (o antes) que se reclaman derechos, una sociedad en que las diferencias no se viven como afrentas ni se desprecia a quien opina distinto, gestará un estilo de vida y un tipo de vínculo humano fácil de detectar en cada espacio de convivencia. Por supuesto, también en los consorcios de propiedad horizontal, que hacen a la identidad de nuestras grandes ciudades.
Como una sociedad no es un ente abstracto, autogestado, sino la suma de sus componentes, los cambios verdaderos y profundos, los mejoramientos y empeoramientos que ella experimenta, no se dan desde lo general hacia lo particular, sino exactamente al revés. ¿Qué sociedad nos gustaría integrar? Sea cual fuere nuestra respuesta, es casi un deber moral vivir, en nuestra vida cotidiana, en cada pequeño acto de nuestra existencia, de acuerdo con aquella visión. No importa cuántos lo hacen. Importa hacerlo uno, si se quiere ser coherente con los propios valores y sueños. Una sociedad no cambia desde afuera (por manos extrañas) ni desde arriba (por presencias providenciales o mesiánicas). Cambia desde cada individuo, desde cada hogar.
Un consorcio no será mejor lugar para vivir por obra de un administrador, de un encargado, de una ley municipal o de plomeros, electricistas o albañiles que se contraten llegado el caso. Todo eso puede ayudar, pero nunca sustituir a los principales protagonistas: quienes allí viven. Este espacio común puede ser, por qué no, un buen lugar en el cual empezar a diseñar la sociedad a la que aspiramos sin esperar que lo hagan otros.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.