Cuando accedemos a estudios objetivos, tanto de la demanda, como de la oferta o relativos a precios, llama la atención el nivel de valores a los que se ha llegado en algunas localizaciones, o la cantidad de nuevos lanzamientos que se inician apuntados todos hacia el mismo público, pero lo que más sorprendente es que se sigue vendiendo y el ritmo de las ventas aparece sostenido, no evidenciando signos de debilidad. Sensación VS Realidad. Las cifras demuestran que la demanda está estabilizada, que por más que los costos suben, se siguen comenzando nuevos proyectos, y que por más que hoy por los terrenos se deberían pagar valores 30% ó 40% inferiores a los que se solicitan para que el negocio sea viable, se están pagando valores muy elevados que parecen escapar a la lógica financiera. Cuando parece que nadie paga esos valores, los hechos demuestran algo muy distinto. Sensación VS Realidad. Hoy más que nunca es vital que el análisis del mercado que hagamos sea profesional, objetivo y respete ciertas metodologías; el mercado inmobiliario que vivimos en nuestro país hoy nos demuestra día a día que la sensación es muy distinta a la realidad... al menos hasta ahora. Fuente: Reporte inmobiliario.