Imprimir
 

  - ¿Cómo terminará el año, después las restricciones a la compra de dólares?  Considero que el mercado se está adaptando a las operaciones en pesos. Paulatinamente se ha retomado un buen nivel de ventas, claro que hay situaciones diferentes de acuerdo a los productos de que se trate. Pero lo cierto es que el “ladrillo”  es, fue y será un lugar confiable a donde colocar el dinero y un resguardo de capital.  La realidad lo sigue demostrando. Más aún en un contexto de inflación y de inaccesibilidad al ahorro en dólares.  Mientras no se produzcan cambios, en estas condiciones creo que terminaremos el año mucho mejor de como comenzó. Considero que se sostendrá esta incipiente reactivación y los inversores que tienen pesos elegirán colocar su dinero en las diferentes opciones que el mercado inmobiliario ofrece.  ¿Cuáles son las perspectivas para 2013? Si se logra mantener cierta estabilidad en cuanto al mercado cambiario y las políticas del gobierno nacional, soy optimista en cuanto al 2013.  Considero que lo que es una incipiente reactivación que se verá en los últimos meses del año, se sostendrá al menos durante el primer semestre del 2013.  Habrá que ver qué sucede con el segmento que más se frenó al comenzar el cepo cambiario y que es el de la venta de propiedades de particulares; pero incluso en este caso soy optimista en que, insisto -de mantenerse las condiciones actuales-  paulatinamente irá reactivándose también.  Aunque cabe destacar que para dar respuesta al problema de la vivienda en sectores de clase media, es necesario generar las condiciones para que vuelvan a existir opciones de créditos hipotecarios en particular para viviendas terminadas, que se sumen a los ofrecidos por los constructores. La accesibilidad al crédito daría verdadero dinamismo al sector. - ¿Cómo evolucionan los precios de las distintas propiedades? Los precios en dólares en general se han mantenido, en algunos casos puntuales han disminuido entre un 10 a un 15% - siempre depende del comportamiento de la demanda -y en pesos se han incrementado siguiendo el ritmo de la inflación y en ciertos casos superándola.  Lo que aparece y es interesante destacar, es la posibilidad de encontrar oportunidades de negocios.  Aquí hay que estar atentos y además contar con un buen asesoramiento profesional.  Es importante digo, porque en tiempos como estos tiene valor el conocimiento del mercado, de los distintos actores, de la confiabilidad de los mismos, de su solvencia y esto permitirá a los inversores que cuenten con buen asesoramiento hacer excelentes inversiones de mediano y largo plazo. - ¿Cuál es el perfil de los demandantes de inmuebles? No veo una gran modificación del perfil del demandante de inmuebles. Son ahorristas buscando resguardar su capital. Quizá menos sojeros de los que veíamos años atrás.  Son personas que tienen excedente en pesos y buscan seguridad, rentabilidad, posibilidades de hacer negocios. Además, por supuesto, de los consumidores finales y de aquellos inversores que quieren mejorar la calidad de la inversión que ya han efectuado con anterioridad. - ¿Qué estrategias utiliza para tener un buen nivel de ventas? El asesoramiento es la clave, por eso creo que también los inmobiliarios debemos hacer un serio trabajo en momentos como estos. Hoy más que nunca, hay que saber discriminar los actores en el mercado; definir oportunidades  y encontrar productos que ofrecen ventajas comparativas de rentabilidad, sin descuidar la seguridad jurídica de nuestros clientes.  Hacer un seguimiento más personal de cada caso, tanto del comprador como del vendedor. Los inmobiliarios estamos para intermediar entre oferta y demanda y en tiempos como estos tenemos mucho trabajo por hacer; para brindar un buen servicio a nuestros clientes y ayudarlos a “cerrar” la operación procurando lo que para mí debe ser una máxima en esta profesión: lograr un ganar – ganar para ambas partes.