Imprimir

Mudarte a un nuevo departamento es algo que nadie espera con entusiasmo por todo el trabajo que esto implica, pero es algo que hay que hacer, y por eso te damos algunos consejos para que sea una tarea mucho más sencilla! Dejá tiempo extra para embalar todas tus cosas. Esto casi siempre lleva mucho tiempo. Conseguí más cajas de las que creés que vas a necesitar. No debés llegar al último minuto sin tener dónde transportar tus cosas. Consejo: podés preguntar en un supermercado, almacén u otra tienda de tu barrio si tienen cajas vacías.

Depurá. Deshacete de cada objeto que pensás que no vas a usar o que no querés. Esto disminuirá la cantidad de cosas que tenés que transportar a tu nuevo departamento. Existen muchas opciones para donar todo tipo de objetos: ropa, computadores, muebles y muchas cosas más. De esta forma no tendrás que desperdiciar dichos elementos. Clasificá. Colocá cosas similares en cada caja, cerralas con la cinta de embalaje y etiquetalas. Por ejemplo, una caja puede contener "ropa de invierno", otra "ropa de verano", y la siguiente "juegos", etc. Consejo: etiquetá cada caja al menos en dos lados, de preferencia en la parte superior y en el fondo.

Empacá en el orden en que vayas a necesitar las cosas. Poné esas cosas que vayas a necesitar inmediatamente (ropa para el día siguiente, un par de platos para comer en la noche) en la cima de las cajas para que de esa manera puedas acceder fácilmente a ellas. Protegé lo frágil. Asegurate de envolver cualquier objeto que potencialmente se pueda romper en plástico con burbujas, toallas, sábanas o diarios. Mudate. Conseguí la mayor cantidad de gente que puedas para que te ayuden. Contratá un camión o, mejor todavía, si podés pagarlo, contratá un equipo de mudanza. En primer lugar, colocá en el camión los muebles más grandes. Luego, llevá las cajas y otros objetos en orden dependiendo de cuán frágiles son; las cosas más frágiles deber ser llevadas al final. Fuente: Latinguru.