El corralito cambiario dispuesto por el Gobierno pegó de lleno en el mercado inmobiliario y con el tiempo comienzan a aparecer nuevas señales que demuestran esa situación. El terreno donde más se observaron señales en este sentido fue el de los departamentos en venta. Aquí, desde fines de 2011 hasta hoy se registró una caída del 25% en el nivel de inmuebles disponibles para comprar. Y a raíz de esto se generó ahora una nueva tendencia. Cansados de la falta de respuestas o disconformes con las ofertas que les llegan en pesos, muchos dueños tomaron la decisión de poner sus inmuebles en alquiler, lo que llevó a que en la actualidad la oferta de departamentos en alquiler haya crecido cerca de un 20% desde fines del año pasado. Así lo estimaron distintos operadores inmobiliarios consultados. “La tendencia se hizo mucho más fuerte este año con las últimas restricciones lanzadas por el Gobierno. Algunos dueños se pueden dar el lujo de sacar directamente el departamento del mercado, pero la gran mayoría se inclinó por volcarlo al negocio de renta. Esto hizo crecer mucho la oferta existente”, admitió Jorge Toselli, de JT Inmobiliaria. Mario Korn, presidente de Korn Propiedades, también hace referencia a esta tendencia. “Se da sobre todo en cierto nivel de propietarios. Aunque ocurre en todos los ámbitos, por lo general los dueños que ya tienen cierta edad y prefieren escapar a los grandes sobresaltos son quienes se inclinan más por alquilar la propiedad ya que con eso, al menos, logran ingresos”, sostuvo el especialista. Este crecimiento, sin embargo, no provocó que los precios de los alquileres retrocedieran, como indicaría la lógica del mercado. Es que así como el comprador no puede recibir los dólares que pretende, del otro lado hay un posible comprador que tampoco está en condiciones de obtener los billetes necesarios para cerrar la operación. Entonces, muchos optan por alquilar en lugar de comprar. Es decir: sube la cantidad de propiedades en alquiler, pero al mismo tiempo crece el número de interesados en rentar un departamento. “La problemática se da de los dos lados y eso es lo que hace todavía más compleja la situación del mercado”, dijo Mariano Galeazza, gerente de Operaciones de desarrollador Grupo Monarca. Incluso, Galeazza aporta otro punto de vista. “Las complicaciones se ven incluso en los departamentos que ya están en alquiler, pero que se pactan en dólares. Hay quienes aceptan pesos, pero no al cambio oficial sino a un valor intermedio entre el de las casas de cambio y el paralelo; es una forma de protegerse por parte de los dueños”, afirmó el especialista. Tanto del lado comprador como del vendedor, la estrategia pasa hoy por hacer parate hasta que la situación aclare. “Un contrato de alquiler son dos años; y muchos toman ese tiempo para esperar para ver cómo evoluciona la situación”, marcó Toselli. Fuente